Historia del Surf

He’enalu significa en Polinesio deslizarse sobre las olas, así que podemos estar hablando del origen geográfico y primer nombre del Surf.
De todos modos, hay pocas cosas que se sepan a ciencia cierta. Hay quien asegura que las raíces del Surf son africanas y citan el testimonio de un viajero ingles de nombre Alexander que recogió información a lo largo de las costas ecuatoriales de África occidental en 1837, pero la mayoría de investigaciones se inclinan por la Polinesia. Durante su tercer viaje a Tahití, en 1777, James Cook apuntó en su cuaderno de bitácora: “Paseando un día por la punta de Matavai, vi un hombre remando… Se alejó de la playa y cuando se encontró cerca del lugar donde el oleaje comenzaba a elevarse, observo con mucha atención el primer movimiento de la ola, y se puso a remar a gran velocidad hasta adquirir la fuerza suficiente para situar la canoa hacia delante sin hundirse”.

Cook ignoraba que, alrededor de mil años antes de su propio descubrimiento de los Sándwich los habitantes de Tahití y las Marquesas habían emprendido su emigración hacia estas islas lejanas. Y a ellas exportaron sus tradiciones culturales y religiosas, sus animales, sus plantas y su afición favorita, el He’enalu.

El polinesio siempre ha vivido en estrecho contacto con el océano; hay multitud de leyendas en torno al Surf recogidas en lugares como Samoa, Nueva Zelanda y Tahití. Pero la recopilación más importante se ha encontrado en Hawai.

Un estudio publicado por el periodista Thomas Thrum en 1896 sobre costumbres ancestrales locales relata que los hawaianos se apostaban en el juego del Surf sus posesiones mas preciadas: canoas, redes, cañas de pescar, cerdos, aves, y que en ocasiones no dudaban en poner en juego su libertad y su vida. Como contrapartida, el rey dotaba de privilegios especiales a los vencedores y surfistas de renombre. Lo practicaban todos, sin distinción de clases, y sólo la fortuna personal jugaba cierto papel en cuanto a la calidad del equipo, pues únicamente los príncipes podían cortar un Koa o un wiliwili, cuyas maderas eran las más estimadas.

También hay investigadores que le atribuyen un carácter de ritual religioso y/o iniciativo que revelaba valentía, habilidad o incluso el acceso a un estatus. Parece ser también que había aldeas en que sólo los jefes tenían el derecho de “cabalgar sobre olas”, aunque esta restricción podría ser solo en fechas determinadas.

En la bahía de Kaunolu, en la isla de Lanai, y en la playa de Kona, al sur de la gran isla de Hawai han aparecido petroglifos que no han podido ser fechados y en los que han sido grabados bloques de lava con siluetas de surfistas, exvotos, ofrendas, rituales e invocaciones a los dioses. Tal vez pudieran corresponder a esta edad de oro del Surf en sus inicios.

Siguiendo con los orígenes, es curioso observar cómo algunos comportamientos observables hoy en muchos surfistas, y de los que hablaremos en otro punto, eran recogidos ya en épocas sociológicamente tan alejadas de la nuestra:

En el siglo XIX, el escritor hawaiano Kepelina Keauokalani consagró un capitulo entero de una de sus obras a este deporte. Explica que durante el período de Ikuwa, en noviembre, el mes de los huracanes y las grandes olas, los hawaianos de antaño padecían hopupu (los antiguos cronistas hablaban de una especie de estado hipnótico, intoxicación o atontamiento mental así llamado en el pacifico). “Ikuwa embriaga a menudo a los mortales conscientes que olvidan entonces sus responsabilidades cotidianas. Los hombres salen a trabajar los campos, pero si vuelven la cabeza y ven como rompe el oleaje la playa, abandonan su tarea y corren a casa para coger su tabla. Cualquier plan de trabajo se extingue, solo perdura la borrachera del juego. La mujer puede tener hambre, los niños y todos los miembros de la familia también y el patriarca no se inmuta. Está completamente absorbido por el deporte y este placer inocente se transforma en placer diabólico”.

Algunos investigadores contemporáneos de antropología que han estudiado la sonoridad y cadencia de las danzas primitivas (hula), hablan del lazo estrecho que les unía con los sonidos y movimientos del mar. En la antigüedad, cuando había épocas de carencia de olas, se solicitaba la intersección del brujo, el Kahuna. Todos se dirigían al mar y el brujo elegía algunas ramas y entonaba con el resto de los participantes un canto para seducir al mar mientras azotaba las aguas para que las olas se formaran.

Como sucedió con muchas tradiciones, éstas, se vieron en problemas con la llegada de misioneros occidentales. En 1820 a nueva irlanda (melanesia) el reverendo Hiran Bingham a la cabeza de un grupo de puritanos calvinistas. Estos puritanos, impresionados por la desnudez de aquellos nativos de ambos sexos entregados a sus jugueteos náuticos, prohibieron el pasatiempo por impío y escandaloso (a diferencia de lo que hubiese hecho casi cualquier surfista de hoy en día).

Mark Twain. Illustración de la 1ª edición de ROUGHING IT.Pero hubo espíritus más abiertos. En desacuerdo con sus hermanos, el misionero William Ellis observó seis años después: “uno de los deportes más nuevos e interesantes que un extranjero puede descubrir en estas islas es aquel en que 50 o 100 personas cabalgan juntas sobre una plancha inmensa, medio sumergidas en la espuma a una distancia de cientos de metros”.

Ha habido sorprendentes precursores para nosotros en la historia del Surf. Tal vez no tanto conociendo sus vidas, pues uno de ellos fue Mark Twain, que lo intenta en 1860 y describe la experiencia en su libro Roghing it: “He colocando la plancha correctamente en el momento correcto, pero he fallado en la coordinación. La tabla apareció en la orilla tres cuartos de segundo después sin mí, mientras que simultáneamente yo tocaba el fondo, tragando dos toneladas de mar”.

Otro ilustre precursor es también el Norteamericano Jack London, que parece haber tenido más suerte, pues habla del júbilo de deslizarse sobre las olas en un artículo escrito tras su estancia en Waikiki en 1907. En ese artículo habla del primer nombre que ha quedado para historia del surf, el de George Pret, mezcla de irlandés y hawaiano y que enseguida fue invitado a las playas de California del Sur para exhibir sus habilidades. Allí fue instructor durante doce años.

Estatua de DukePero el nombre más importante en el nacimiento de surf que ha llegado a nosotros es el Duke Kahanamoku, nacido en Waikiki en 1890. Duke, junto con sus cinco hermanos y tres hermanas, eran magníficos pescadores y nadadores, y construían sus estatua de Dukepropias canoas y tablas de surf. Pero Duke Kahanamoku se le conoce en la historia del deporte no sólo por su contribución al desarrollo y conocimiento del surf en el mundo entero, sino también por su extraordinaria carrera como nadador. Participó en diversas pruebas de relevos en el equipo olímpico estadounidense y en la prueba individual de los 100 metros libres en las olimpiadas de Estocolmo 1912, París 1924, Los Ángeles 1932 (a los 42 años) con un total de tres medallas de oro (una de ellas en 100 libres en Estocolmo) y dos de plata. Fue record man, siendo batido por otro mito como el que era Johny Weissmuller. Su carrera deportiva fue sorprendente, atípica y fabulosa, pero precisamente sus desplazamientos como nadador sirvieron para dar a conocer sus habilidades como surfista dando exhibiciones allá por donde pasaba compitiendo. Introdujo de este modo el surf en lugares como Conie Island, California, Australia y Japòn. Sus trabajos ocasionales en el cine le hicieron más popular, y realmente se puede considerar el padre del surf actual.
La tabla que Duke construyó en su viaje a Australia en el 1915 sigue siendo un tesoro para el Sydney surf club así como la corona de laurel de campeón olímpico en Estocolmo lo es para los hawaianos en el Duke Kahanamoku Memorial Room del museo de Hawai. En 1990 se conmemoró el 100 aniversario de su nacimiento y se le dedicó una estatua de bronce en Waikiki beach con su imagen de espaldas al océano y una tabla de 12 pies a su lado.